miércoles, 9 de noviembre de 2016

DOS PROPUESTAS, DOS OBJETIVOS

Que busca el referendo por el agro ?


En el acuerdo firmado en la Habana entre el gobierno nacional y las FARC, el punto uno, sobre el agro, establece una serie de compromisos que genéricamente denominaron la Reforma Rural Integral, dentro de la cual se establecen acciones a desarrollar en el post- acuerdo, como el fondo de tierras a proveer en los 10 años siguientes, el apoyo a la extensión de las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), la construcción y adecuación de vías, servicios de educación, salud, asistencia técnica, entre otros, priorizados en aquellas zonas en donde se concentró el conflicto armado, medidas todas, en el marco de la Globalización, política persistente del estado colombiano desde el gobierno de César Gaviria en los años 90 del siglo pasado; es decir, dentro del modelo económico que los distintos gobiernos, desde entonces, vienen impulsando y defendiendo como la forma en que este país saldría de sus muy notorias carencias.

De otro lado, la organización, Dignidad Agropecuaria Colombiana (DAC),viene impulsando un referendo, de iniciativa popular, en asocio con organizaciones rurales, sindicales, cívicas y populares, que busca reformar cuatro artículo de la Constitución Política vigente, referidos todos al agro, para proteger la producción nacional, garantizar para ella el mercado interno y renegociar los TLC, que tanto la han maltratado, conteniendo la agricultura Campesina tradicionalmente olvidada y golpeada, buscando que se desenvuelva en un ambiente de protección para generar alimentos sanos, dentro de prácticas ambientales que la hagan sustentable incluyendo a las mujeres en su desarrollo.

Se busca mediante esta reforma, la creación de un banco especializado al servicio de las actividades rurales, que restablezca el crédito de fomento, desaparecido desde la creación de Finagro , cuando se ligó la consecución de sus fondos al negocio de la ganancia de los bancos, tan alejados , por sus fines distintos, de las condiciones que debe tener un crédito con fácil acceso, bajas tasas de interés, que cubra con suficiencia los costos de las actividades agropecuarias y oportunidad en su otorgamiento, para poder denominarlo como tal.

De igual manera, se pretende precisar los alcances del artículo 100 de la Carta Política, para que los bienes, mercancías, inversiones y capitales extranjeros, no reciban un trato igual a los nacionales y además la propiedad de la tierra y nuestra rica biodiversidad no puedan, de manera ilimitada, pasar a manos foráneas.

El resumen de la propuesta de la DAC, consiste en defender la soberanía alimentaria, modificando el modelo económico, impulsado por los últimos cinco presidentes que han gobernado la nación por 26 años.

La propuesta del acuerdo de paz, se firma dentro del modelo económico que ha desbarajustado el campo colombiano, la del Referendo por el Agro es para modificarlo; situación entendible pues mientras el primero tiene como fin principal lograr el desarme de un grupo armado, eliminando las armas de la actividad política y dar término a una larga confrontación fratricida, el segundo busca, de manera determinante, tomar el rumbo de un desarrollo agrario autónomo que garantice el bienestar de los hombres y mujeres ligados a la producción de alimentos para la población y materias primas para sustentar el desarrollo industrial.

La diferenciación que se hace entre los dos procesos, no significa una crítica al acuerdo de paz, que consideramos vigente y necesario en su propósito central, precisando los objetivos distintos de las dos propuestas.

Eudoro Álvarez Cohecha
Presidente Agameta